En Octubre de 2016 descubrimos la antigua carpintería de la familia Rechach en Alaró. Era el espacio ideal para crecer y poder ofreceros aún más cerveza. Se acabó el estar con los pies en alto, tocaba reforma: abrir puertas, renovar suelo, paredes y electricidad, reinstalar la fábrica. Profesionales, familia y amigos, lo hicieron posible. ¡Gracias a todos por vuestro saber y corazón!