En el invierno de 2012, Sven se rompió un tobillo. Esto le dejó incapaz de ocuparse de su trabajo como co-fundador de la micro-cervecera berlinesa Hops & Barley, aunque, en realidad, no pudo haberse roto la pierna en un mejor momento. Era navidad, época de vacaciones y aire helado, así que todos estaban escondidos en sus casas. Estos pequeños factores y el hecho de que Marta no estaba cerca para decir “no”, le convencieron a Sven para regalarse un kit de cerveza casera.

Consciente de que uno sólo aprende haciendo, Sven fue descubriendo el proceso de elaboración de cerveza paso a paso y se emocionó al darse cuenta que tenía buena mano para ello. Con su ánimo inagotable continuó perfeccionando el proceso, aprendiendo nuevas prácticas y trucos con cada remesa. Pronto creó un cartel de cervezas que podían representar el punto de inicio de Forastera.

Corría el verano de 2014 cuando la mini-fábrica de Sven y Marta abrió sus puertas en el antiguo barrio de pescadores de El Molinar, en Palma, con el nombre de Forastera sobre el marco. Escogieron Mallorca por que en ella reside el eterno verano y ambos ya estaban preparados para una vida en pantalones cortos y sandalias. Escogieron “forastera”, por que eran “de fuera”: Marta de León y Sven de Berlín del Este. Era un nombre un poco irreverente y representaba las nuevas experiencias que podían aportar como “forasteros”. Rápidamente encontraron una comunidad entusiasta. Mientras Sven se ocupaba de la cerveza, viejos y nuevos amigos disfrutaban sus clásicas y probaban las nuevas creacciones.

Forastera ha seguido creciendo durante los años mientras asistían a festivales, distribuían directamente sus remesas, ofrecían catering de cerveza y organizaban talleres de elaboración casera. El verano de 2017 marcó el traslado de Forastera a su hogar en Alaró. Asentados al pie de la Sierra de Tramuntana, han sido capaces de crear más cerveza que nunca.